¿Viviremos en Marte en 2022?
Foto: Informe21

¿Será posible vivir en Marte? Según el empresario Elon Musk ya estamos tardando en ir reservando los asientos para un viaje de ida que el hombre promete divertidísimo… si no mueres.

Elon Musk es el científico y empresario que ha cofundado la exitosa compañía Paypal y la persona que se encuentra detrás de las empresas Open AI (dedicada a la inteligencia artificial), Tesla Motors (centrada en la fabricación de baterías y coches eléctricos) y SpaceX (enfocada en el transporte aeroespacial). Esta última es la empresa de Musk que, durante el último par de meses, más atenciones ha logrado captar tras saberse que en ella se está cociendo un ambicioso plan para facilitar la colonización de Marte.

Un proyecto que busca reducir el riesgo de extinción de la especie humana al convertir a la sociedad en una forma de vida interplanetaria, transformando en realidad la idea de poseer un chalet en el planeta rojo, algo que hasta ahora solo entraba dentro de los planes de la ciencia ficción.

En septiembre de 2016 Musk desveló en el IAC de Guadalajara, México, el aspecto e intenciones de la nave ideada para realizar el traslado de gente desde la tierra hasta el planeta rojo. Se trataba de un vehículo con capacidad para transportar de 100 a 200 personas por viaje y la duración estimada del trayecto se calculaba entre los 80 y los 150 días, aunque los propios científicos también se aventuraban a presuponer que con el paso del tiempo se podría agilizar y perfeccionar el proceso para acortar el tiempo de viaje hasta la treintena de días. La nave presentada apunta a ser la más grande jamás construida y desde SpaceX ya insinuaban que podría bautizarla Corazón de oro en referencia al fabuloso libro La guía del autoestopista galáctico de Douglas Adams. Se prevé que los primeros viajes comiencen a tener lugar en una fecha tan cercana como el año 2022.

Teóricamente el viaje será posible para cualquier persona que se someta a unos días de entrenamiento y que pueda afrontar el coste del billete, situado entre los 89.00 y los 177.800 euros según el tipo de equipaje que el viajero quiera acarrear hasta el otro planeta. El truco de SpaceX para abaratar los, normalmente mucho más abultados, gastos del crucero espacial pasaba por recargar el combustible de la nave en diversas ocasiones durante el trayecto, gracias a vehículos espaciales auxiliares que bajan a la tierra a repostar y suben de nuevo a la nave para rellenar el depósito.

Con información de informe21

 

Anuncios