360507
Foto: CNNEspañol.com

El presidente de EE.UU. Barack Obama dijo el viernes en su última rueda de prensa de 2016 que una confrontación con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, llevó a que Moscú pusiera fin una intromisión cibernética a la elección estadounidense.

Obama dijo que le insistió a a Putin que “parara” la intromisión y que habría graves consecuencias si no lo hacía.

“De hecho, no vimos más adulteraciones del proceso electoral”, dijo Obama. “Pero las filtraciones a través de Wikileaks ya habían ocurrido”

El mandatario prometió una represalia por las intrusiones cibernéticas de Moscú y dijo que Trump acertaría si mantiene el compromiso de Estados Unidos con las normas internacionales.

Obama dijo que ha visto información de inteligencia que le indica a decir con confianza que los rusos “realizaron” un hackeo al Comité Nacional Demócrata y a John Podesta, presidente de la campaña de Hillary Clinton.

Además, Obama dijo que Hillary Clinton fue tratada de “forma injusta” en la campaña presidencial. “Creo que la cobertura sobre ella fue problemática”.

Siria

Obama habló también sobre el empeoramiento de la emergencia en Siria, en donde las fuerzas del gobierno, respaldadas por Rusia e Irán, retomaron la ciudad de Aleppo. Obama dijo que la de Siria es una crisis frustrante que lo agobia a diario.

El presidente acusó al régimen sirio, junto con Moscú y Teherán, de matar civiles en Aleppo.

Obama promete represalias

“Creo que no hay duda de que cuando un gobierno extranjero intenta afectar la integridad de nuestras elecciones tenemos que tomar medidas, y lo haremos en el momento y lugar que nosotros elijamos”, dijo Obama a la National Public Radio.

 Al describir las posibles medidas de Estados Unidos, el presidente dijo que “algunas de ellas pueden ser explícitas y publicitadas; otras quizá no”.

Dijo que confrontó directamente al presidente de Rusia, Vladimir Putin, sobre una posible respuesta de Estados Unidos.

“Putin es muy consciente de mis sentimientos acerca de esto, porque hablé con él directamente”, dijo Obama.

Obama y Putin se encontraron en el marco de la reunión del G-20 en China, en septiembre.

En octubre, los servicios de inteligencia culparon a Rusia por los asaltos informáticos relacionados con las elecciones. En ese momento, la Casa Blanca prometió una “respuesta proporcional” a la ciberactividad.

Las autoridades dijeron que la respuesta de Estados Unidos contra Rusia no puede ser revelada públicamente.

En una conferencia el jueves en la Casa Blanca, el secretario de prensa, Josh Earnest, no quiso decir si Washington ya había iniciado su respuesta a las acciones de Moscú.

“El presidente determinó, una vez que la comunidad de inteligencia llegó a esta evaluación, que una respuesta proporcional era apropiada”, dijo Earnest. “En este momento no tengo nada que decir acerca de si la respuesta ya ha sido llevada a cabo”.

La reacción desde Moscú

El vocero presidencial ruso, Dmitry Peskov, aseguró este viernes que es “indecente” por parte de Estados Unidos acusar “infundadamente” a Rusia de intervenir en las recientes elecciones presidenciales.

“Deberían dejar de decir de eso o mostrar una prueba al menos. De lo contrario, todo comienza a parecer muy impropio”, dijo Peskov.

Anuncios